La transformación digital de la fotografía para ecommerce

A raíz del éxito del online, el sector ecommerce ha adaptado sus prioridades. La rapidez, la perfección estandariza, la homogeneidad y la reducción de costes pesan cada vez más. En cambio, pierden importancia aquellos factores relacionados con el arte y la creatividad que aporta el fotógrafo profesional y que, inevitablemente, aumentan tanto el coste económico como el tiempo de respuesta de todo el proceso.

Las empresas se están renovado y transformando. Hoy su competitividad pasa por la aplicación de un modelo industrializado de producción fotográfica en el que el arte y la creatividad cedan paso a la ingeniería y la automatización de productos. Se está transformando un proceso manual, heredero de un sistema de producción pensado para las necesidades fotográficas de la venta offline, en un modelo de producción industrial apto para la venta online y capaz de dar respuesta al aumento exponencial de la demanda.

Este modelo industrializado constituye una verdadera transformación digital en el campo de la fotografía de producto. Esta transformación se ha basado en la ingeniería de los procesos asociados a la cadena de producción fotográfica, automatizándose en base a los últimos avances en el campo de la ingeniería fotográfica, la robótica, los softwares de edición, los sistemas de información y la logística de muestras. El resultado es un proceso revolucionario que supera con creces los modelos de producción anteriores y que, principalmente, aporta tres grandes beneficios.

Reducción del tiempo de producción

Mientras el modelo artesanal llegaba a realizar 500 capturas diarias, el modelo digital realiza 10.000, sin necesidad de retoques y perfectamente homogeneizadas. Uno de los beneficios más destacados sin duda, ya que la puesta en marcha del procedimiento industrializado supone una increíble reducción del tiempo de producción. 

Precio sin rival

Y a mayor producción, menores son los costes. Basta con subrayar la diferencia en cuanto a la capacidad de ambos modelos para comprender que, en el nuevo paradigma, el precio por cada una de las representaciones digitales no tiene rival en el mercado.

Flexibilidad y movilidad

Por último, cabe destacar que este tipo de empresa no se inscribe solamente dentro de sus instalaciones, sino que ofrece dos modalidades adicionales. Por un lado, se encarga de implantar en las instalaciones del cliente un estudio de captura de imágenes adaptado a sus necesidades; básicamente está pensado para un ecommerce con un gran volumen de productos y una alta rotación de catálogos. Por otro lado, ofrece otro servicio que tiene el mismo objetivo, pero en una escala reducida. En este caso, se trata de reproducir, en poco tiempo y en cualquier almacén u oficina del cliente, un equipo robotizado de captura de imágenes para llevar a cabo pedidos urgentes.

El proceso, paso a paso

Check in

Cuando un determinado producto llega a una empresa de captura de imágenes pasa una primera fase de check in, en la cual se registran en el sistema todas sus características, asignándole en un código de barras los parámetros de fotografiado para que todo el ciclo de captura se lleve a cabo con éxito. Así es como se hace una revisión de los productos y se ordenan por cliente o campaña; se preparan para el proceso de captura desembalándolos y limpiándolos; y se clasifican asignándoles el set fotográfico más adecuado en función de su tipología, mediante un código de barras identificativo, para su lectura con pistolas lectoras.

Captura automatizada

A continuación, se realiza la captura automatizada del producto en cabinas o mesas de luz robotizadas. En este procedimiento, el software toma un papel protagonista y dirige al operario en todo momento dándole las instrucciones (métricas de colocación, captura, iluminación, etc.), que previamente han estado programadas por un fotógrafo profesional en función del briefing de cada cliente.

Copy y Traducción

Al mismo tiempo, para reducir el tiempo de postproducción se añaden las características del producto, en base a los patrones de descripción por idioma y cliente. Este procedimiento se realiza de forma semiautomática, utilizando la información del producto introducida en el sistema durante la fase de check in, y finalmente se incorpora toda la información al sistema de gestión integral del proceso. El cliente, además, tiene la opción de traducir estos datos a cinco idiomas para la internalización del producto.

Check out

En última instancia, las fotografías realizadas pasan un riguroso proceso de supervisión para controlar los resultados antes de la entrega final. Este paso se puede complementar con un tratamiento de aquellas imágenes en las que el sistema automático no alcanza el nivel necesario; y en estos casos, son diseñadores expertos los que proceden a realizar los retoques específicos.

Una vez finalizado este procedimiento, el cliente valida las imágenes y cuando dan el visto bueno, el producto se vuelve a empaquetar para su devolución en perfecto estado.

destacado-360  

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

La finalidad de este formulario es la de recabar sus datos para hacerle llegar comunicaciones corporativas con intención informativa o comercial, acerca de nuestras actividades.